Déjame


Déjame que te quiera, déjame que te adore, déjame que cuente estrellas mientras hablo contigo.

Siento que nunca me querrás, que nunca sentirás lo que yo siento por ti.

Que nunca me esperarás sino me pedirás que te olvide pero nunca lo haré.

No me pidas que sólo seamos amigos porque tú ya eres más.

Sé que esta carta quizás nunca la leerás pero que sepas que está escrita con el corazón.

Pero yo siempre recordaré que la escribí, que te amé, que conté estrellas y que te adoré.

Para ese amor que encontré y sé que nunca me amará y para el que no fui más que una triste figura escondida en un rincón de su pensamiento.


admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *