A mi amor


Desde el primer momento en que te conocí supe que viviría para hacerte feliz; pensé que eras la persona que había estado en mis sueños.

Mientras te conocía me daba cuenta de que te parecías tanto a esa persona que estaba en mis sueños y que era imposible que alguien pudiera parecerse tanto a ese chico, pero con el tiempo me di cuenta de que lo que había pensado toda la vida no era así.

Me fui dando cuenta de cómo la superabas, cómo llegabas a ser mejor que él en todo, cómo te parecías cada vez más a esa persona que yo creía imposible de alcanzar.

Ahora que habías superado lo insuperable para mí pensé que era un sueño, pensé que estaba viviendo en un sueño, un sueño del que no quería despertar.

Durante mucho tiempo viví en mi tiempo, en mi mundo, en mi sueño que era un cuento de hadas en el cual tú eras mi príncipe.

Ahora eres el príncipe de mi realidad, de toda mi vida, de todo lo que hago.

Cada día que pasa me voy dando cuenta de que los sueños no son sólo sueños, son un espejo de lo que deseamos, y que ningún sueño es imposible; y todo eso te lo debo a ti.

Eres perfecto para mí y, cada día que pasa, este amor que siento por ti crece y crece cada vez mas hasta que llegue un día en que llegue a ser mas grande que todos los planetas juntos.

Mi amor por ti es tan inmenso y difícil de medir, es como tratar de contar las estrellas; cuando crees que has terminado aparece una y otra y cada vez mas y nunca las terminarías de contar.

Por ti daría mi vida sin pensármelo y no cambiaría nada de lo que he sentido por ti hasta ahora por nada del mundo.

No terminaré de agradecerle a Dios y al campamento el haberte conocido, gracias por haber superado lo que había soñado para mí y hacerlo realidad.

Contigo estoy segura de que pasaría el resto de mi vida si tú me lo permitieras; si tú me lo permitieras trataría de hacerte feliz, el hombre mas feliz de todo el universo.

Déjame ser la dueña de tus pensamientos, la dueña de cada latido de tu corazón, la dueña de cada suspiro tuyo, dejame ser la persona en la cual puedes confiar…

Gracias por existir, por haber nacido para mi.


admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *